El clásico Japón, reinterpretado por Ghesquière

Los colores, texturas y siluetas de la estética más clásica de Japón revivieron en manos de Nicolas Ghesquière, quien presentó el pasado domingo la colección Resort 2018 de Louis Vuitton en el Museo Miho, cerca de la ciudad de Kyoto. Ahí se lució con cerca de 30 looks que rememoran no a lo etéreo y sutil de las geishas, sino al espíritu de los guerreros de antaño para así ensalzar la fortaleza femenina.

Definido por la crítica como un creativo “japanófilo” debido a su idilio con la cultura oriental, Ghesquière contó en esta ocasión con la colaboración del afamado diseñador Kansai Yamamoto –el mismo que vistió a David Bowie en su etapa de Ziggy Stardust–.

Bajo la tutela y consultoría de Yamamoto, quien además es historiador de moda oriental, el director creativo de Louis Vuitton logró estampar en esta colección los brillantes y coloridos remates de los guerreros kabuki, además de otros detalles representativos del periodo Edo de Japón.

¿El resultado? Un homenaje a las pasiones orientales de Ghesquière, una estética fuerte dominada por colores metálicos y tops que emulan armaduras y, por si fuera poco, un tributo a la fortaleza de las guerreras onna-bugeisha de la cultura japonesa.

 

Contenido Relacionado

Prada engalana el Osservatorio de Willy Vandeperre
Miuccia Prada: heredera de un imperio, madre… y eterna rebelde

 

 

 

 

  • Comparte en:

Comments are closed.