El chile: exclusividad con identidad mexicana

El mes de septiembre de algún modo nos conecta con nuestras raíces, con el folclor de la patria y así, con todos sus elementos. La manera de rendir tributo a México es honrando su cocina con uno de los elementos que la definen de una forma casi exclusiva frente a otras en el mundo.

El chile es un condimento colmado de simbología popular y cultural. No es de consumo exclusivo de México, sino que la cocina nacional a partir del mestizaje se enriqueció con la presencia de otros ingredientes traídos por los españoles, para muestra tenemos el mole: rojo, verde, pipián, manchamantel, chorreado, poblano, chimole, de olla y negro.

chile

Y en cuanto a las salsas existen variedades incontables por región: cocidas, fritas, asadas, mortajadas, picadas; la salsa es el complemento perfecto para cualquier comida y cada una prevalece el sabor o el picante que se obtiene de las diversas variedades de chile que se cosechan en el país: jalapeño, de árbol, serrano, poblano, pasilla, cascabel, chilacate… en fin, la lista es larga pero, sin lugar a dudas, el picante es la constante.

Sólo en México existen más de 40 variedades de chile con las que se enriquece la gastronomía mexicana. Son diversos y deliciosos los platillos que se preparan con chile y cada vez son más los chefs que experimentan su uso en recetas innovadoras. El chile le ha dado a la cocina mexicana un toque incitante que invita a la transformación.

Como símbolo patrio, como ingrediente o complemento, el chile es un elemento esencial dentro de la cultura mexicana. El chile es una de las pasiones que compartimos en general, ya sea que el picante sea en exceso o sólo para dar sabor, es un sabor que abraza nuestro nacionalismo.

  • Comparte en:

Comments are closed.