El centenario de la maison Guerlain

“El nuevo templo de la belleza”, como fue denominado por los diarios de la época, era un mítico edificio ubicado en el número 68 de la avenida que inspiraría con su esplendor a otras calles en el mundo: Les Champs-Elysées.

En esos días, la búsqueda de la femineidad ya comenzaba a gestarse como un incipiente empoderamiento de la mujer que alcanzaría límites poco imaginados. Todo esto sucedía entre los muros de aquel espléndido edificio que fungió como laboratorio para gestar la fórmula de la belleza, destinada a las mujeres de la alta sociedad parisina.

El año pasado la casa Guerlain decidió renovarla, conjugando de la manera más homogénea posible el misterio de la parte antigua de la boutique con el diseño de una nueva ala. El encargo fue hecho al despacho del renombrado arquitecto Peter Marino, responsable de la ambientación de las boutiques más bellas del globo.

El resultado ha sido no solo una tienda remodelada, sino el nacimiento de un museo que, si bien conserva elementos que forman parte de su historia -como las paredes de 17 tipos de mármol tallados en Carrara-, también da lugar a espacios nuevos, como salones de tratamiento, maquillaje, perfumería, e incluso un restaurante.

Si cien años ya parecen muchos, sin el manifiesto de belleza de Guerlain hubieran sido una eternidad.

  • Comparte en:

Comments are closed.