El arte se viste de gourmet

Es a través de la comida que celebramos, compartimos tradiciones y cultura, que nos juntamos con las personas que queremos. Y aunque el sabor es lo que finalmente determina un buen platillo, es a través de los ojos que tenemos nuestro primer acercamiento. Bien dicen que de el amor nace la vista y pocas cosas motivan nuestros sentidos como un plato de comida bien presentado.

Por toda esta obsesión culinaria, cada vez es más común el uso de estilistas de comida, personas dedicadas no sólo a hacer más estéticos los platillos, sino que se encargan de realzar el contraste de colores y texturas de cada elemento, resaltar sus propiedades y hacerlo congruente y apetitoso.

El estilismo de comida se ha vuelto tan importante que ha invadido las pantallas del cine y la televisión, programas como “Hannibal” o películas como “Julie & Julia” recaen fuertemente en la apariencia de sus platillos y estos tienen un efecto inmediato en la trama y sobre la personalidad de cada uno de los personajes. Estilistas como Susan Spungen (encargada de películas como “Comer, rezar y amar” y la antes mencionada “Julie & Julia”, son buscadas por su atención al detalle y la manera en que integran la comida con la historia.

Especialmente en esta época en donde hay una nueva cultura culinaria que aprecia y celebra el trabajo y elementos de cada platillo y donde nos acercamos nuevamente a platillos reconfortantes y sencillos, es cuando el estilismo de comida puede brillar y convertirse en un arte por si mismo.

Biltong-Sp-3

 

 

  • Comparte en:

Comments are closed.