DeStyled | París siempre es una buena idea

Tarde pero segura: mi selección de las mejores colecciones de la mejor semana de la moda del mundo. Paris nos ofrece la mejor selección de diseñadores con las cuales deleitarnos las pupilas.

Alexander McQueen

Sarah Burton ha sabido llevar la batuta tras la muerte del diseñador y sus colecciones van agarrando confianza con el paso de las temporadas.

Balmain

No hay nada que la industria ame más que un niño prodigio. Esto es lo que ha encontrado en el joven sucesor de Decarnin, Olivier Rousteing. La colección, rebosante de la más finísima artesanía inspirada en los huevos Fabregé, se veía concebida sin el menor esfuerzo y con la máxima naturalidad.

Chanel

La geometría saltaba de los abrigos, (en este caso, muy literalmente) haciendo un eco perfecto con la escenografía de cristales negruzcos. El elemento en común en cada look fueron los increíbles zapatos con escote asimétrico, unos pantalones debajo de cada falda y las cejas abundantes en cristales (firmadas por, nada menos que Lesage).

Dior

A pesar de los largos a una muy decente altura de media pantorrilla de la mayoría de los looks, la colección transmitía una sensación de juventud que no es muy usual encontrar por parte de la maison. Se debió, en gran medida al uso de una paleta muy tierna y el movimiento de las etéreas telas en las faldas. Sin embargo, todo esto viene acompañado de una frustración de no tener la certeza de quien será el sucesor oficial de Galliano.

Elie Saab

A mi gusto, una triste falta de vestidos glamourosos. Una gran variedad de trajes sastres de dos piezas, que, lamentablemente, no ostentaban el mejor entalle. Elie debe apegarse a lo que mejor sabe hacer: éxitos rotundos en la red carpet.

Givenchy

Ricardo Tisci continúa su consolidación como uno de los diseñadores más influyentes de la actualidad. Crea tendencias que son replicadas inmediatamente en pasarelas del mundo. Esta colección se trató más de una reafirmación y evolución sutil de sus últimas propuestas que de algo completamente novedoso, pero es un hecho que será recibida por las fashionistas del mundo con los brazos abiertos.

Jean Paul Gaultier

Siempre es difícil marcar una colección de Jean Paul bajo una sola etiqueta, otra que no sea, evidentemente, la suya propia. Esta, en particular, se sintió un poco por todas partes pero, de alguna forma, se vio un conjunto coherente. Gaultier no se explica, se acepta.

Lanvin

Alber Elbaz cumple diez años de hacer Lanvin una de las marcas más codiciadas por las mujeres del mundo. No pudo haber logrado una celebración más perfecta. Esta colección encapsula todos los aspectos del diseñador: el lado ligero e incluso humorístico, con un toque de intensidad y siempre ultra femenino. Un éxito rotundo.

Louis Vuitton

La idea de los viajes queda clara a cualquier espectador de este desfile, cuya escenografía era una máquina de vapor construida especialmente para el mismo, en mitad del Louvre. Marc Jacobs combinó sombreros de piel, de la misma línea que los usados para su marca homónima, con looks oversized de aire retro y repletos de estampados.

Valentino

Los diseñadores afirman haberse basado en disfraces típicos de distintas culturas para esta colección, pero los han adaptado a su marca y clientela, que las inspiraciones son casi irreconocibles y sólo se aprecia el toque Valentino en cada pieza.

Yves Saint Laurent

Para terminar, una despedida: La última colección de esta maison por Stefano Pilati, que deja su puesto a Heidi Slimane a partir de la próxima temporada. Para ir acorde al humor de los adiós, las prendas reflejan el aspecto más oscuro de Yves Saint Laurent. Negros, piel y cotas de malla transmiten una rudeza inconfundible y una elegancia exquisita.

  • Comparte en:

Comments are closed.