De una Navidad a otra

Ir de una Navidad a otra puede resultar un poco abrumador: ver cómo pasan los meses, primero con lentitud desesperante y de repente a un ritmo vertiginoso donde sin darte cuenta estás otra vez el 24 de diciembre preguntándote cómo es que el año pasó de nuevo tan rápido.

Pero así es cada año, y siempre nos toma por sorpresa; es irónico pero entre más crezco más siento que mi vida está acelerada. La Navidad para mí es un regalo, uno muy valioso; es la única ocasión en todo el año en que la gente se detiene un instante, respira, mira a su alrededor, reflexiona sobre lo bueno y lo malo que logró hacer con 12 meses, se preocupa por lo demás, deja a un lado el egoísmo, y comienza a disfrutar los pequeños detalles de la vida: la familia, el despertarse tarde, la risa de nuestros niños, el aroma de la comida, el clima… La Navidad es un regalo para fijar nuestros ojos en lo que realmente importa. Sólo por un día todos dejamos de trabajar y descubrimos que esto se trata de la gente que amamos y nada más.

Sí, sé que muchos odian la Navidad, sé que se ha vuelto pretexto para desatar el consumismo, y que también es la fecha en que más personas dejan la vida, pero debo insistir en que es la única fecha en que toda la familia puede reunirse y por lo menos por un día intentar sacar lo mejor de sí mismos (obvio que creo que sería mejor intentarlo todo el año, pero de eso a nada, pues…).

Esta Navidad preocúpate menos por los regalos y ocúpate más de tus seres queridos. Suena cursi, pero sí es una buena época para abrir tu corazón. Si me has leído antes sabes que casi siempre relaciono mis posts con algo interno, y en esta ocasión elegí una maxi capa roja para representar el amor cubriéndolo todo, cubriendo lo malo del año y abrazando lo bueno; OK, tienen razón, sonó más cursi de lo que pensé, mejor les dejo las fotos y ustedes le ponen el significado.

FOTOGRAFÍA: Christian Cardiel

Capa: Vintage

Jeans: Levi’s

Sneakers: Gucci

Tshirt: Zara

Lentes: Vintage

  • Comparte en:

Comments are closed.