Cuando Wagner conoció México

Moody Performance Hall, Dallas Texas.

El mariachi es un género propio del estado de Jalisco; sin embargo, este estilo musical es reconocido en todo el mundo por sus singulares melodías, sus relatos llenos de romance y por los elegantes atuendos que los intérpretes y músicos visten durante sus magníficas interpretaciones.

Tomando como base la extensa cultura de nuestro país, el multidisciplinario artista Gonzalo Lebrija ha llevado su capacidad para ensamblar materiales en sus distintas obras gráficas a un entorno real dentro de su más reciente trabajo: Mariachi Wagner reúne el folclor y la magia de la música vernácula mexicana con el romanticismo y precisión de las melodías de Richard Wagner.

El proyecto del tapatío no es más que una experimentación musical a través de una serie de expresiones sonoras y visuales que convergen para dar cabida a un performance audiovisual único en el que la cultura latinoamericana y la tradición europea interactúan de forma magistral. Las melodías de Wagner son interpretadas por un conjunto de mujeres mariachis llamadas «Las Rosas Divinas», quienes —con instrumentos típicos del género— evocan el clásico encanto de la música romántica del siglo XIX. De esta manera es como su interpretación coexiste con la música, los lenguajes, códigos y símbolos que componen la obra.

Este proyecto busca explorar —de una manera poco convencional— la transfiguración que resulta del intercambio entre el lenguaje, técnicas y culturas de ambas naciones. Es de esta manera cómo el artista plasma el puente —entre dos naciones— que permite eludir la fricción generada por las fronteras tangibles.

  • Comparte en:

Comments are closed.