Chefchauen, la joya azul de Marruecos

A dos horas de Tanger, la ciudad es una perla a mitad del desierto.

Aunque Tanger, Rabat, Fez o incluso Marrakech, siguen sonando a destinos exóticos, la creciente popularidad de Marruecos como destino turístico no se limita para nada a estas ciudades. El país africano aún esconde un par de secretos para el visitante. El más pintoresco de todos, probablemente, sea Chefchauen, una pequeña –pequeñísima‒ localidad a dos horas de Tanger.

 

Contenido Relacionado

COSTA RICA SABE A WELLNESS
EL PUEBLO MÁS BONITO DE INSTAGRAM

 

En esta pequeña población, el tiempo parece más un sueño, un dulce devenir que no arrastra ni empequeñece la existencia. A él llegan los viajeros bohemios, los que aún creen posible encontrar un oasis medio del desierto. Pero este no es un oasis cualquiera: turquesa, aguamarina, ópalo, todos los tonos imaginables del agua se encuentran plasmados en los muros de esta localidad.

El origen del distintivo tono de la ciudad sigue siendo un misterio. Mientras unos opinan que fueron los judíos quienes, en 1930, pintaron las casas con este tono para reemplazar el verde del Islam; los más prácticos dicen que la curiosa pintura es sólo un inventivo recurso para mantener a las moscas alejadas.

Cualquiera que sea el origen, Chefchauen se ha convertido en un destino inevitable para los amantes de la calma, y de las buenas postales en Instagram. Sus románticos callejones ‒cortesía de una innegable herencia andaluz‒ restaurantes bohemios y calles llenas de artesanía lo convierten discretamente en un popular destino en el país.

Si a lo anterior sumamos, además, que el español es casi un segundo idioma en la zona ‒pertenece a la parte de Marruecos conquistada por España‒ la visita gana muchos puntos en atractivo. Aunque muchos dedican a esta población una visita rayo, aquellos que realmente quieran perderse en su belleza y explorar sus pequeños rincones bohemios podrán encontrar que tres días serán apenas suficiente para conocer todos sus pequeños rincones.

Sus pequeños callejones son un deleite para el turista.

 

Por sus calles reinan la paz y la artesanía.

 

Vista de la Medina de la ciudad.

  • Comparte en:

Comments are closed.