CARTA EDITORIAL | TECNOLOGÍA QUE CONECTA

Tres noticias que coincidieron con el cierre de esta edición nos confirmaron que estamos en un buen momento para hablar de tecnología. La primera, la presentación del programa Jalisconnect en San Francisco, California. La iniciativa consiste en un proceso de visado más rápido y sencillo para las startups que quieren venir a trabajar a México —el trámite se redujo a 24 horas por un precio de 36 dólares— entre otras facilidades que fortalecerán la conexión que ya existe entre Guadalajara y el epicentro tecnológico global que es Silicon Valley. Y es que en los últimos cinco años se ha duplicado la cantidad de empresas tecnológicas que hay en Guadalajara, muchas de ellas startups que provienen de Estados Unidos. Aunque la intención a futuro es atraer también talentos de otras partes del mundo y, a decir de Jaime Reyes —Ministro de Innovación de Jalisco— en conferencia de prensa, convertir a la capital tapatía en «un hub mundial».

Segunda noticia: la alianza de Chanel con la lujosa tienda digital Farfetch. El objetivo es ofrecer a los clientes de la casa francesa una «experiencia aumentada en sus compras». En su comunicación oficial, Chanel anunció que ambas compañías convergen en su visión del futuro de la venta minorista: «Ambos creemos que la tecnología actual permite que nuestros clientes esperen experiencias ultrapersonalizadas tanto en el mundo real como en el digital, y eso exige que ambos mundos estén íntimamente conectados». Lo que se podrá esperar ahora serán experiencias dentro y fuera de la boutique y dentro y fuera de la web. Esta alianza es la primera de su tipo en la industria del lujo minorista.

Tercera noticia: la creación del Center for Human Technology. Una organización que anunció su existencia en febrero de este año. Se trata de una coalición conformada por antiguos CEO y exempleados de grandes compañías tecnológicas como Facebook y Google. Preocupados por los efectos que el exceso de tecnología puede atraer en el futuro decidieron ser —en palabras de la revista Wired— «la chispa que encienda un movimiento masivo de tecnología ética». En su manifiesto aseguran que hay productos (como las redes sociales) diseñados para generar adicción. Su propuesta es revertir este efecto y promover un uso moderado de la tecnología para proteger tanto la salud mental de los usuarios como sus relaciones sociales. La intención a largo plazo es influir en el desarrollo de tecnología «más humana» en el futuro.

Es por todo lo anterior que este número no está dedicado a la tecnología en general, sino a una particularidad: buscamos tecnología que conecta. Hemos seleccionado proyectos, aplicaciones, gadgets, iniciativas y hábitos de uso que ubican a la tecnología en su justo lugar de herramienta. Utilizados con responsabilidad, los avances que se han logrado hasta hoy nos permiten ver obras de arte antes inimaginables, mejorar nuestras ciudades, apoyar a causas globales e, incluso, ayudar a salvar vidas en un caso de emergencia. Lo dijo alguna vez el muy célebre fundador de Apple, Steve Jobs: «La tecnología no es nada. Lo importante es la gente. Si es buena e inteligente y le ofreces estas herramientas, hará cosas maravillosas con ellas».

  • Comparte en:

Comments are closed.