ALIMENTO PARA EL ALMA

Esta edición de A The Style Guide hablamos de comida, de las últimas tendencias en el mundo de la gastronomía y de los agentes que están transformando nuestra manera de apreciar los platillos que llegan a nuestras mesas. Todo esto, además de alimentar a nuestro cuerpo, nos brinda una experiencia integral de bienestar. Gracias a los estudios y experimentos de los chefs nuestros paladares descubren nuevos sabores y texturas que además se complementan con valores nutrimentales y estéticos. Todo esto hace que nuestro cuerpo se sienta satisfecho, sano y feliz. Un estado que también debemos conseguir en lo inmaterial, pero, ¿cómo hacemos para mantener a nuestro espíritu alegre y bien nutrido?

Compartir, por ejemplo, es una acción básica en la «pirámide nutrimental» del alma. Ya sean obsequios, apoyo, consejos o tiempo, dar de manera desinteresada nos alimenta y nos hace crecer. Pasar tiempo de calidad con nuestros seres queridos y mantener relaciones sanas y firmes también aporta una gran dosis de felicidad, estabilidad y fuerza para atravesar cualquier dificultad.

Por supuesto pasar un tiempo a solas también es importante. Todos requerimos de pausas para estar en contacto con nosotros mismos, para reflexionar y para escucharnos. Hacer ejercicio, dar una caminata al aire libre apreciando la belleza de la naturaleza, leer un buen libro, realizar un viaje exprés en solitario o simplemente no hacer nada, son planes ideales para entrar en contacto con nuestro lado espiritual. No es casualidad que después de vivir estas experiencias nos sintamos siempre renovados y frescos.

Pero aunque todo lo anterior nos enriquezca, no hay que olvidar que el alimento más importante para el alma es nuestra conexión con Dios. A veces, cuando los problemas cotidianos parecen sobrepasarnos y sentimos que no encontramos cómo salir de ellos, es recurriendo al amor de Dios y a su protección que podemos recuperar la calma. La oración es un alimento muy poderoso y la cercanía que ésta nos ayuda a generar con Dios es lo más nutritivo que podemos ofrecerle a nuestra alma. Si nos enfocamos en mantenerla saludable y armónica tendremos una vida muy rica en bendiciones, en gratitud, en amor, en paz y en alegría.

  • Comparte en:

Comments are closed.