Un ruiseñor le canta a Guadalajara y al arte

El escritor tapatío Abraham Jaime, por Miguel Aréchiga Frutas

Han pasado siete años desde la última publicación de Abraham Jaime (Guadalajara, 1981). 50% Buluc Eb & Civic Pop se editó en 2010 y, desde entonces, hubo una pausa larga, pero no porque dejara de crear. Más bien porque, como él dice, se dio el tiempo de escribir –en poesía y cuento– sobre temas que le fueran de interés a prácticamente todo tipo de lectores, desde el más ávido hasta al que apenas se inicia en la literatura.

La pausa concluyó a mediados del mes pasado, cuando Jaime lanzó El Ruiseñor (Literalia Ediciones, 2017), una obra que “sin prescindir en ningún momento del tono reflexivo e irónico, siempre presente en sus textos, sean estos, poemas, fábulas, minificciones, viñetas o aparentes relatos de la cotidianeidad del autor, de pronto este se vuelve actor viviente que transita por la ciudad –su ciudad–, y es también el viajante de infinidad de ciudades de distintos continentes donde hace la odisea del Ulises moderno que va y viene, pero que siempre retorna”, escribe Patricia Medina en la cuarta de forros del título.

Platicamos con Abraham para que nos contara acerca de su más reciente obra, de lo que encontrarán en ella los lectores, de la importancia del anime y de esa Guadalajara de la que está enamorado.

¿Cómo nació El Ruiseñor?
Me di el tiempo para escribir con mucha calma y escribí cuentos y poemas que me dejaron muy satisfecho. Mi objetivo era crear textos que pudieran gustarle a todo tipo de público: adolescentes, lectores constantes, gente que no es tan cercana al mundo de la literatura. Los temas son muy amplios; una parte del poemario toca algunos de actualidad: desde videojuegos hasta animación y cómics. También hay otros tópicos clásicos, como naturaleza, amor, historia, arte. Pero todo el libro, en conjunto, tiene una circularidad muy interesante que te va llevando a través del tiempo y de la historia del arte. Ese fue el enfoque que le quise dar, y por eso me tardé tanto tiempo. Hasta que no estuviera seguro de que estaba listo, no lo iba a publicar. Tiene muy buena factura literaria y me parece que es muy contundente. No se pierde la fluidez en ningún momento.

El arte se adapta al siglo y al tiempo en el que vive. La cultura de las películas de superhéroes y el manga han ganado espacios muy importantes en muchos sectores. Antes eran cosas de niños pero, ahora que somos adultos, se trata de series de culto

¿A qué hace referencia el título?
Es un ave que, a lo largo de los siglos, ha inspirado a centenares de poetas por la peculiaridad de que canta cerca de la medianoche, y su canto es hermoso. Es una forma romántica de ver a la naturaleza y a la poesía. También tuvo mucho que ver la obra del mismo nombre de Bejamin Lacombe, un ilustrador francés. Cuando lo descubrí me marcó y me identifiqué mucho con el personaje central, y justo cayó en mis manos de nuevo cuando buscaba opciones de título para mi libro. No hubo mucho que pensar.

¿De qué forma influyeron los cómics, el manga y el anime?
El arte se adapta al siglo y al tiempo en el que vive. En años recientes, la cultura de las películas de superhéroes y el manga han ganado espacios muy importantes en muchos sectores. Antes eran cosas de niños pero, ahora que somos adultos, se trata de series de culto. Por ello es que en El Ruiseñor hay poemas sobre Street Fighter, Juego de Tronos; uno dedicado al Joker, a Mario Bros; uno más de One Punch Man, y también acerca de los juegos de Castlevania. Pero están escritos siguiendo la forma más rígida de la poesía occidental: el soneto. Puede resultar contrastante trabajar con esa –“camisa de fuerza”, que es la métrica y la estructura del soneto, con los temas tan modernos que abordo, pero no estoy cerrado a nada.

En comentarios recientes de gente que ha leído El Ruiseñor se destaca la presencia de Guadalajara en la obra…
Sí, hablo de la Gran Guadalajara –la Zona Metropolitana– y toco muchos temas como un homenaje a sus detalles: los parques, los árboles que son tan característicos de aquí… narro experiencias cotidianas y hablo de sitios que la gente ubica muy bien; incluso hasta centros comerciales. Es un gran canto a esta ciudad; aquí nací y estoy enamorado de ella. Sus encantos son muchos y quizá no se le ha dado el reconocimiento literario que merece. Es hermosa al nivel de París y Venecia, ciudades en las que viví y que también aparecen en El Ruiseñor. Están presentes en todo el libro y acompañan al lector conforme avanza en la lectura.

¿Qué consideras que hace falta para detonar el interés de los jóvenes por la poesía?
Sé que la poesía es un tema complicado, y la literatura en general. No sólo en los jóvenes. Me parece que toda la industria del libro en español está atravesando una etapa compleja porque está muy enfocada, más que en reforzar la producción nacional, en traducir los best sellers de otros países. Eso me preocupa, porque de los libros se inspiran las series de televisión, los videojuegos, la música.

Portada de El Ruiseñor. La ilustración es de Gabo Cárabes

Tres razones para leer El Ruiseñor, de acuerdo con su autor

  • Te vas a divertir
  • Vas a aprender
  • Puede ser un “gancho” para adentrarte en la poesía

 

El Ruiseñor está disponible en Amazon México, Gandhi, Fondo de Cultura Económica y Librerías Gonvill

  • Comparte en:

Comments are closed.