Ai Weiwei y el nuevo arte contemporáneo

Cuando se trata de arte, estamos acostumbrados a los grandes maestros y a la visión occidental del mundo, a pesar de esto, si hay un alguien que representa la visión artística del siglo 21 es el controversial artista chino Ai Weiwei.

Durante 20 años ha diseñado desde instalaciones, esculturas, fotografías y videos, hechos con una combinación de materiales y medios que recuerdan a la cultura minimalista y conceptual. Su trabajo refleja la cultura, historia y sociedad China.

Para un público occidental a primera vista puede ser difícil de comprender por qué su trabajo ha sido tan controversial que incluso ha causado la detención ilegal del artista por 81 días en una prisión secreta, pero al examinar un poco más la cultura china y todas las implicaciones ocultas en sus obras es evidente la maestría e ingenio de las que goza Ai Weiwei.

A través de su enfoque de crear nuevas esculturas con objetos prefabricados o “listos para usarse” hace al espectador cuestionarse lo que realmente significa el rol del artista, usando materiales lujosos y privándolos de su exclusividad, como en la obra “vasija con perlas”, en donde llenó una vasija de un metro de perlas, alejadas de su exclusividad e individualidad, el exceso visual es demasiado, bien podría ser una vasija llena de arroz y causaría el mismo deseo.

Su pieza “Sillas” presenta 6,000 bancos de madera del periodo de la dinastía Ming (1368-1644), bancos que por siglos formaban parte de la vida diaria de las casa en China, pero que fueron desechados cuando comenzó la producción de sillas de plástico que eran mucho más baratas. El cuarto lleno de sillas nos recuerda la artesanía, belleza y respeto por los materiales. Estos se convierten en símbolos de no sólo los objetos que hemos dejado atrás, sino de un modo de vida que ya hemos olvidado.

Un sentimiento similar acompaña la controversial pieza “Vasijas de la Dinastía Han con pintura de auto, 2013”,  en esta Ai Weiwei toma vasijas de la Dinastía Han (202 A.C.-220 D.C.) y los pinta con las pintura de autos más de moda según la industria automotriz, ¿reduce su valor o simplemente los adapta a los tiempos actuales?

Ha contribuido con piezas más políticas, recreando la celda donde estuvo captivo durante 81 días o utilizando los restos de su estudio -destruido por la policía china- para crear una nueva pieza. A pesar del tono pesado e incluso fúnebre que puede llegar a tener su trabajo, siempre hay un toque de humor y esperanza, cuando el artista se enteró de la próxima demolición de su taller por las autoridades organizó una comida donde se sirvieron 10,000 cangrejos de río -término que en China se usa como un eufemismo para describir censura- y después representó en su pieza “Cangrejo de río” que consta de 2,500 cangrejos de cerámica hechos a mano.

Es la mezcla de artesanía, humor y amor por los materiales y la expresión que han hecho a este artista un representante del arte contemporáneo actual.

  • Comparte en:

Comments are closed.