6 ESTILOS DE YOGA QUE DEBES PROBAR

Seguro ni te imaginabas que así como hay diferentes estilos de comida, también existen diferentes estilos de Yoga.

El Yoga viene de una tradición súper antigua en donde más allá de involucrar posturas físicas, se enfocaba al conocimiento, a la devoción y al servicio. Y aunque sigue siendo así, estas propiedades no son tan comúnmente conocidas en Occidente.

El Yoga ha cambiado radicalmente a lo largo del tiempo, de ser una actividad que tradicionalmente se pasaba de maestro a alumno exclusiva para hombres (hasta se dice que el maestro elegía al alumno cuando estaba listo) a ser lo que se nos viene a la mente hoy en día, una mujer en una postura extremadamente desafiante en elasticidad y fuerza. Y es cierto, las posturas o “Asanas” vienen del Hatha Yoga; dicen que antiguamente los yoguis se dieron cuentan de que para alcanzar un estado de meditación era necesario estirar, fortalecer y mover al cuerpo en diferentes direcciones, para ayudarle a liberar estrés y que al final pudieras calmar tu mente y espíritu, y la verdad es que si lo pruebas, ¡te darás cuenta de que sí es mucho más fácil!

Ahora, si quieres comenzar a practicar esta actividad y no sabes por dónde empezar, te dejo 6 estilos diferentes que he probado y enseñado y seguro te enamorarán:

yoga2

ASHTANGA

Del gran guruji “Pattabhi Jois”. Si eres disciplinada, te encantará notar tu evolución de tu cuerpo con la práctica constante. Los ashtangis se mueven rápido, fluyen entre cada postura con cada inhalación y exhalación.

Consiste en 3 diferentes series (primaria, intermedia y avanzada) de posturas cronológicas que inducen un poderoso trabajo cardiovascular. La secuencia de posturas siempre es la misma y el alumno va añadiendo posturas a medida que progresa.

Trabajas una tremenda fuerza física y mental que invitan a expandir la consciencia.

 

VINYASA

¡Esta es la que más practico! Me gusta porque me siento libre de elegir posturas a mi antojo. Claro, es necesaria una secuencia con una finalidad, por ejemplo, una clase enfocada a extensiones para lograr como postura clímax el “escorpión”. Además, físicamente una clase de este tipo es bastante retadora, porque sus bases han sido adaptadas del Ashtanga tradicional: te hace sudar, fortalecerte y te mantiene en constante movimiento, así que no te aburres ni tienes mucho tiempo de pensar en todos tus problemas. Si te laten las clases que siempre son diferentes, ¡esta puede ser para ti!

 

ATMANANDA

Esta fue mi primera experiencia de Yoga y de la cual me certifiqué en Nueva York. Mi maestro, John Tamayo, creó una serie de 71 posturas físicas que van acomodadas cronológicamente para la apertura gradual del cuerpo. Es una combinación de Ashtanga, Iyengar (un estilo que cuida mucho la alineación física y perfección de la postura) en un Vinyasa flow. Lo interesante es que utilizas un tapete especial o trazado con líneas que te indican dónde acomodar tus manos, pies, etc.

El objetivo es proteger el cuerpo en cada postura de alguna lesión y realmente sentir el trabajo donde se debe sentir. En el Atmananda la alineación física es primordial, es una secuencia ideal para principiantes que buscan un reto físico y mental, por el apoyo del tapete. Gracias a Atmananda y mi maestro, pude notar una evolución en mi práctica personal mucho más rápida que con otros tipos de Yoga, y además desbloqueé mi mente de los obstáculos que me limitaban.

yoga1

DHARMA

Jamás olvidaré cuando fui a una clase de Dharma Mittra con el fundador de Dharma Yoga en NYC. Yo estaba sorprendida de la capacidad física de todos los yoguis que iban a practicar.

Llega la parte en la que tienes que intentar el “escorpión”, es decir: pararte sobre antebrazos y tratar de llevar tus pies a la cabeza. Es una postura que demanda una súper extensión, fortaleza física y mental. Yo, muerta de miedo, me quedé por un rato paralizada y en eso, el maestro se me acerca y me dice: “Si no lo intentas en esta vida, tendrás que venir a la próxima a este mismo lugar y repetir la misma cosa”. Esta simple frase me abrió los ojos a una gran enseñanza.

Un estudiante de Dharma, se mueve a través de diferentes series bastante retadoras y con mucha extensión (apertura de corazón), motivados para profundizar y experimentar su práctica de una forma meditativa y espiritual.

 

ANUSARA

Si te gustaría experimentar una clase inspiracional y motivacional, Anusara te encantará. Una clase que combina el mostrar la cualidades del corazón e invitar al cuerpo que se vaya abriendo a la “gracia divina”. Es una combinación del trabajo físico conectando con el corazón.

 

ACROYOGA

Si tienes ganas de jugar y te late el arte de la acrobacia, este estilo es para ti.

Además, te enseña mucho sobre la importancia de la confianza, la aceptación, la clara comunicación y el enfoque. El acro, lleva el Yoga de la tierra al vuelo y enseña a cultivar comunidad.

Si te gusta la idea de hacer un entrenamiento físico intenso previo a desafiar la gravedad, definitivamente este es para ti.

yoga4

Ahora ya tienes opciones. Sólo trata de buscar un estudio que se te acomode. Yo te recomiendo probar los diferentes estilos y conocer a los maestros para que tomes la mejor decisión para ti.

 

NAMASTE

  • Comparte en:

Comments are closed.