4 hábitos para salvar al planeta

En una época en la que ser «green» es más que una moda, es necesario poner en práctica pequeñas acciones para conservar el mundo como lo conocemos. Partiendo de actos simples como cambiar las bolsas de plástico por bolsas de tela, desconectar los aparatos electrónicos cuando no los uses, separar la basura y usar transportes ecológicos —como la bicicleta— hay cientos de cosas que puedes hacer día a día para disminuir tu huella ecológica. Si ya realizas estas acciones básicas, puedes pasar al siguiente nivel y cambiar algunos de los productos regulares por sus versiones ecológicas.

 

Una higiene dental sin plástico

 

Si eres de los que dicen no a los popotes, también deberías comenzar a decir no a los cepillos de plástico, pues una persona en su vida usa aproximadamente 300 cepillos de dientes y si consideras que cada uno tarda 75 años en degradarse la contaminación creada por estos productos es increíble. Pero, por supuesto que no por ese motivo dejarás de cepillar tus dientes, pues actualmente existen opciones «verdes» que están transformando la manera en la miramos los materiales naturales, por ejemplo el bambú. Esta materia está sustituyendo al plástico de múltiples maneras y Proyecto Botánico lo ha aprovechado para sacar el primer cepillo dental ecológico.

Además del cepillo dental, sería bueno sustituir el dentífrico por alguna versión sustentable, ya que las pastas dentales comunes contienen microplásticos o triclosan que van a parar directamente a las aguas residuales y terminan en mares o ríos. Entre diversos productos sustentables, Orígenes pone a la venta una pasta dental de neem y tea tree perfecta para sustituir al dentífrico químico.

 

 

Cambia tu Detergente

 

De más sabemos que los detergentes son una de las principales causas de la contaminación del agua, ya que contienen químicos que modifican las moléculas del agua y que son muy complicados de degradar por las bacterias encargadas de destruir las sustancias nocivas del ambiente. La opción para sustituirla es Newen, el primer detergente ecológico de México producido con ingredientes naturales. Además podrás reducir el gasto de agua ya que no necesita enjuague.

 

 

 

 

Una rutina de belleza consciente

Los productos de belleza suelen contener ingredientes que dañan al ecosistema —y a tu piel—especialmente químicos como triclosán, brea, plomo y destilados de petróleo que producen el mismo efecto en los mantos acuíferos que los detergentes. Para evitar los daños que estos productos puedan generar en el agua y en tu piel hay dos marcas que debes conocer: Ahal y Lush. Ambas tienen una gran variedad de productos ecológicos que van desde champús y jabones, hasta exfoliantes y maquillaje.

 

 

Cambia a las fibras naturales

El plástico es un enemigo presente en todo lo que consumimos y también en los accesorios cotidianos que llevamos. Para disminuir su consumo también en estos casos surgen marcas como bamboolife que fabrica accesorios usando como principal materia prima el bambú. Si bien se enfoca en los lentes —tanto de sol como de aumento— también ofrecen artículos como relojes, carteras e incluso toallas, todos ellos producidos a partir de materiales sustentables.

  • Comparte en:

Comments are closed.