2017, el año de las colaboraciones.

La industria de la moda evoluciona constantemente, y sus reglas y estrategias también. No es casualidad que hoy en día veamos una nueva forma de hacer y crear tendencias. Este sistema piramidal en el que las grandes marcas de lujo como Gucci, Armani o Dior marcaban la pauta de cómo o qué vestir ha sido modificado durante los últimos 8 años por personas o marcas que no necesariamente vienen de las altas esferas de la moda.

Por supuesto que las grandes firmas desean mantenerse en el mercado de lujo, es lo que las hace lo que son; aspiracionales, exclusivas, únicas y claro que hay un mercado destinado para ellas, pero actualmente han decidido voltear a ver a los consumidores que optan por el fast fashion.  

Las colaboraciones han sido la estrategia perfecta de las marcas para alcanzar a nuevos adeptos y por supuesto mantener a sus leales seguidores y 2017 fue el año de las colaboraciones.

Erdem x H&M fue una las grandes noticias para el mundo de la moda. El joven diseñador canadiense acaparó los reflectores de pasarelas y semanas de la moda gracias a sus propuestas en las que busca enaltecer a la mujer a través de piezas atemporales con las cuales se pueden sentir cómodas y hermosas. Parte importante de esta colaboración es que por primera vez se creó una colección para hombres por lo que la noticia entusiasmó a los más fieles admiradores de la firma.

Campaña Erdem x H&M.

Esta no es la primera vez que H&M hace colaboraciones, una de las que más euforia causó fue la que realizó con Balmain en el 2015. Aficionados al tan característico estilo militar con el que trabaja el diseñador francés agotaron todas las unidades en cuestión de horas. Esta fusión demostró que las marcas exclusivas pueden unirse al fast fashion con resultados extraordinarios pues le permite a otros consumidores adquirir prendas de «diseñador» sin quedar en la banca rota y creando un sentimiento de pertenencia hacia estas.

Colaboración de H&M con Balmain en 2015.

Supreme x Louis Vuitton nos sorprendió pues nunca creímos que conceptos como la alta marroquinería y haute couture funcionaran tan bien con la cultura urbana.

Horas de fila afuera de las tiendas de Supreme solo para conseguir una de las 200 piezas limitadísimas fueron más que suficientes para demostrar que el mercado VIP puede sucumbir y cambiar sus esquemas ante propuestas frescas y modernas.

Supreme x Louis Vuitton.

Dolce Gabanna realizó una colaboración diferente que acaparó a todos los medios de comunicación. Su estrategia fue sencilla, en vez de trabajar con diseñadores u otras marcas, decidió hacer equipo con toda una generación. El desfile realizado en Milán para presentar su colección otoño – invierno 2017 fue protagonizado por las nuevas celebridades que nacieron en el mundo digital; personajes como Cameron Dallas, los mexicanos Juan Pablo Zurita y Diego Boneta, Sofia Ricci y Zendaya son solo algunas de las personalidades que desfilaron con piezas exclusivas de la marca. De esta manera, D&G se acercó a un público mucho más joven y que está dispuesto a consumir productos de lujo siempre y cuando les presenten los incentivos adecuados para hacerlo.

Desfile realizado en Milán para presentar su colección otoño – invierno 2017.

Las colaboraciones son una herramienta que ayuda a las marcas a posicionarse entre distintos públicos generando más impresiones que se ven traducidas en ganancias. Sin embargo, las colaboraciones aún tienen un aire de exclusividad pues las piezas que salen a la venta son limitadas, por lo que solo un pequeño grupo de personas puede adquirirlas.

2018 será un año en el que veremos más de estas duplas, la fórmula dejó de ser un experimento para convertirse en toda una tendencia para los lanzamientos de nuevas colecciones o ediciones limitadas. Las colaboraciones llegaron para quedarse, sorprendernos y enamorarnos.

  • Comparte en:

Comments are closed.