10 hábitos que no te dejan bajar de peso

Si estás en un plan de adelgazamiento y aun así no estás bajando de peso como desearías, puede que estés cometiendo algunos errores, los cuales están deteniendo la pérdida de peso y alejándote de tu meta. ¡Identifícalos y evítalos!

lety2

1. Comer mientras conduces

Además de ser la causa de accidentes, comer mientras conduces atenta contra cualquier dieta: las opciones siempre son híper calóricas, a esto se suma que comes con una carga de estrés que no ayuda a digerir bien.

2. Abrir todo el tiempo el refrigerador

A todos nos pasado que miras, miras… hasta que algo comes. Seguramente ni tienes hambre, pero ahí estás viendo qué comer y cuando comes por antojo no será lo más adecuado para tu plan de adelgazamiento.

3. Comer lo que dejan tus hijos

Un estudio de la Universidad de Minnesota, publicado en la revista Pediatrics, analizó los hábitos alimentarios de 1,500 mujeres jóvenes y comprobó que las mamás consumían un promedio de 350 a 400 calorías más por día. ¿La razón? Comían lo que dejan los niños en sus platos. La frase “no hay que desperdiciar nada” puede ser una trampa… ¡Ten cuidado!

Contenido Relacionado

Básicos para lograr un cuerpo fit
10 snacks saludables para disfrutar sin culpas

4. Pedir siempre combos

Al parecer, elegir los combos, agrega 100 o más calorías a la comida. Elegir individualmente ayuda a tener un mejor control de tus alimentos, y a no caer en el juego publicitario de las cadenas que ofrecen aparentemente cosas “más baratas”.

5. Comer mientras cocinas

Con la excusa de probar “cómo sabe el platillo”, muchas mujeres caen en la trampa de llenar el estómago antes de sentarse a la mesa. Picar mientras uno cocina es uno de los malos hábitos más frecuentes que agregan calorías involuntarias a la ingesta diaria.

6. Saltarte comidas

Otra acción frecuente es que la mayoría de las personas se saltan comidas con la falsa esperanza de adelgazar. Sin embargo, el efecto es el opuesto: los que saltan comidas tienen un 4.5% más de riesgo de ser obesos.

7. Comer pan en el restaurante

Es cierto que son irresistibles. Los panes, los chips… cada vez que uno visita un restaurante es difícil resistir la tentación, pero recuerda que cada vez que acercas tu mano a la panera, por ejemplo si lo haces tres veces en una cena, estarás agregando a la comida 450 calorías.

lety1

8. Decir siempre que “es la última vez”

En el 99% de los casos, aseguran expertos, esta frase no se cumple. Para hacer una dieta en serio, hay que pasar por un largo periodo de abstinencia de ciertas comidas como tortas súper cremosas, frituras, helados, pasteles… y una larga lista más para poder ver verdaderos resultados.

9. Estar siempre de cara al buffet

Está comprobado que al elegir un restaurante con buffet, aquellos que se sientan mirando la larga fila de comidas ¡comen hasta 15% más! Consejo: sentarse de espaldas al buffet, evita los excesos que ya son propios de este tipo de servicio.

10. Comer leyendo

No tiene la mala fama que tiene el hábito de comer mirando la televisión. Pero leer mientras se come tampoco es bueno, esta comprobado que se come más y por más tiempo cuando se está absorto en la lectura.

 

Sin llegar a ser desórdenes alimentarios de cuidado, estos hábitos deben combatirse con firmeza. Porque pueden profundizarse con el tiempo, y consolidar un camino que conduce directo a la obesidad y a sus trastornos médicos asociados.

Save

  • Comparte en:

Comments are closed.